viernes, 6 de noviembre de 2009

Tratamiento con Insulina IV en la Hiperkalemia



Causas, incidencia y factores de riesgo
El potasio tiene muchas funciones en el organismo. Ayuda a regular la actividad de todo el tejido muscular, incluyendo los músculos lisos (como los músculos de los intestinos), los músculos del corazón y los músculos esqueléticos.
El potasio forma parte de las reacciones enzimáticas utilizadas en la digestión y el metabolismo. Igualmente, forma parte del mecanismo (homeostasis) utilizado por el organismo para mantener un equilibrio entre los muchos procesos eléctricos y químicos que se desarrollan en éste.
Casi todo el potasio en el cuerpo (98%) se halla dentro de las células (intracelular) y sólo cerca del 2% está presente en los líquidos fuera de las células (extracelular). El potasio se puede movilizar hacia dentro o hacia fuera de las células
Los exámenes sanguíneos reflejan solamente los niveles de potasio extracelular y no indican la cantidad de potasio dentro de las células. El movimiento del potasio hacia dentro o hacia fuera de las células puede cambiar su nivel sanguíneo (potasio sérico) cuando no hay cambio en la cantidad total de éste en el organismo.
La hipercaliemia se presenta cuando el nivel de potasio en la corriente sanguínea es más alto de lo normal y puede estar relacionado con un aumento en el potasio total del organismo o con la liberación excesiva de potasio desde las células hacia el torrente sanguíneo.
Los riñones normalmente excretan el exceso de potasio del cuerpo. Por lo tanto, la mayoría de los casos de hipercaliemia son causados por trastornos que reducen la capacidad de los riñones para excretarlo. La función renal insuficiente puede ser producto, entre otros, de los siguientes trastornos:
Insuficiencia renal aguda
Insuficiencia renal crónica
Nefritis por lupus
Rechazo a un trasplante de riñón
Uropatía obstructiva
Glomerulonefritis
La aldosterona (ver examen de aldosterona) es una hormona que regula la excreción renal de sodio y potasio y su carencia puede causar hipercaliemia con un aumento en el potasio total del cuerpo. La enfermedad de Addison es un trastorno que causa reducción de la producción de aldosterona.
En cualquier momento que el potasio es liberado de las células, se puede acumular en el líquido extracelular y en el torrente sanguíneo. La acidosis (condición ácida del cuerpo) provoca el movimiento de potasio desde el interior de las células hacia el líquido extracelular.
El trauma tisular hace que las células liberen potasio hacia el líquido extracelular. Esto incluye:
Lesión traumática
Cirugía
Sangrado gastrointestinal
Tumores
Quemaduras
Afecciones hemolíticas (trastornos que provocan ruptura de las células sanguíneas)
Rabdomiólisis por ingestión de drogas, alcoholismo, coma o ciertas infecciones
Si la función renal es adecuada y la cantidad de aldosterona es suficiente, el trauma tisular solo en raras ocasiones puede producir hipercaliemia. Un riñón que funciona normalmente, excreta el exceso de potasio que ha sido liberado de las células.
El incremento en el consumo de potasio puede causar hipercaliemia si la función renal es pobre. Los substitutos de sal contienen a menudo potasio, así como también muchos alimentos empacados 'bajos en sal'. La hipercaliemia puede ser causada por medicamentos, incluyendo aquellos que afectan la función renal (diuréticos preservadores del potasio tales como espironolactona, amilorida o triamtereno) y suplementos de potasio (especialmente potasio intravenoso).
La hipercaliemia puede tener serios efectos sobre el cuerpo, potencialmente mortales. Un aumento gradual del potasio, como puede ocurrir en la insuficiencia renal crónica puede tolerarse mejor que un incremento súbito y los niveles de potasio levemente superiores a los normales pueden ser bien tolerados por algunas personas con insuficiencia renal crónica.
Síntomas
La hipercaliemia a menudo es asintomática. Ocasionalmente, se pueden ver los siguientes signos o síntomas:
Náuseas
Latidos cardíacos irregulares (éste puede ser un síntoma de emergencia si es prolongado o severo)
Pulso lento, débil o ausente (síntoma de emergencia)
Signos y exámenes
El pulso puede ser lento o irregular.
El potasio sérico es elevado
El ECG puede revelar arritmias potencialmente letales:
bradicardia (latidos cardíacos más lentos de lo normal) que se hace cada vez más lenta
bloqueo cardíaco que puede convertirse en bloqueo cardíaco completo
fibrilación ventricular
El ECG puede mostrar cambios que indican hipercaliemia
Tratamiento
El paro cardíaco (ausencia de latidos cardíacos) puede ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento de la hipercaliemia, por lo cual se requiere hospitalización y control estricto.
TRATAMIENTO AGUDO
La meta del tratamiento agudo es proteger al organismo de los efectos de la hipercaliemia, y puede incluir medidas protectoras, transporte de potasio hacia el líquido intracelular y la reducción del potasio corporal total.
Se indica tratamiento de emergencia si el potasio está muy elevado o si se presentan síntomas severos, incluyendo cambios en el ECG.
Se puede suministrar calcio intravenoso para contrarrestar temporalmente los efectos musculares y cardíacos de la hipercaliemia, incluyendo las arritmias cardíacas. El calcio intravenoso solamente contrarresta los síntomas por cerca de una hora, por lo cual se deben iniciar inmediatamente los otros tratamientos.
La glucosa y la insulina intravenosas transportan el potasio desde los líquidos extracelulares de nuevo hacia las células, lo que puede contrarrestar los síntomas severos el tiempo suficiente para corregir la causa de la hipercaliemia.
El bicarbonato de sodio hace que el potasio se movilice desde los líquidos extracelulares hacia los intracelulares y puede neutralizar la hipercaliemia causada por acidosis sin que se requiera otro tratamiento. Sin embargo, el uso prolongado de bicarbonato de sodio debe evitarse porque puede causar complicaciones severas.
Los diuréticos ocasionan disminución en el potasio corporal total y pueden ser prescritos para personas que pueden tolerar la pérdida de líquido corporal que acompaña el uso de un diurético.
Las resinas de intercambio catiónico, como el sulfonato de poliestireno sódico (Kayexalato), son medicamentos que se fijan (se adhieren) al potasio y hacen que sea excretado desde el tracto gastrointestinal. Estos medicamentos se pueden suministrar por vía oral o rectal.
La diálisis se puede utilizar para reducir los niveles totales del potasio corporal, especialmente si la función renal está comprometida. La diálisis se indica cuando medidas más conservadoras han fallado o son inadecuadas.
TRATAMIENTO A LARGO PLAZO
El tratamiento a largo plazo incluye tratamiento de la causa y los trastornos asociados.
El tratamiento de la insuficiencia renal crónica puede incluir la restricción del potasio en la dieta. Los "diuréticos de asa" se pueden prescribir para reducir los niveles de potasio y de líquidos en personas con insuficiencia renal crónica.
El médico debe revisar la necesidad de suplementos de potasio y otros medicamentos que pueden causar hipercaliemia y en caso de ser necesario, se pueden suspender, reducir la dosis o ser sustituidos por otro medicamento.
El sustituto de la sal, usado a menudo por personas en una dieta baja en sal, no es recomendable para aquellas personas con insuficiencia renal o con antecedentes de hipercaliemia.
Expectativas (pronóstico)
El resultado probable es variable. El trastorno puede causar complicaciones mortales o puede ser bien tolerado por el cuerpo.
Complicaciones
Cambios en el control neuromuscular
Arritmias
Paro cardíaco
Situaciones que requieren asistencia médica
Es necesario acudir a la sala de emergencias o llamar al número local de emergencia (como el 911 en los Estados Unidos) si se presentan síntomas que indican hipercaliemia. Los síntomas de emergencia abarcan: pérdida del conocimiento, cambios en el patrón respiratorio, náuseas, debilidad y latidos cardíacos débiles o ausentes.
Prevención
Los trastornos que pueden causar hipercaliemia se deben tratar rápidamente y controlar el potasio sérico en personas con estas condiciones.
La función renal debe evaluarse antes y durante la administración de suplementos de potasio y éstos no se deben suministrar, a menos que el gasto urinario y la función renal sean adecuados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores